Diccionario de marketing digital

¿Qué es Test A/B?

En marketing nada está probado y hay que hacer diferentes testing para dar con resultados más o menos fiables. En este caso, cuando nos referimos al Test A/B es el que deriva de probar dos recursos o versiones de un producto o servicio y ver cuál funciona mejor para entonces desarrollarlo y aplicarlo.

Esta prueba permite cerrar, minimizar o bien optimizar toda estrategia de marketing. Muchas grandes corporaciones lo han hecho para probar qué producto que van a lanzar al mercado podría funcionar mejor.

Hay más porque en muchas organizaciones, los test A/B están relacionados con un cambio en la filosofía y en la estrategia de la administración de empresas.

¿Cuáles son las razones para hacer un testing A/B?

Hay varias, pero las más importantes están encaminadas a incrementar nuestro número de seguidores, compradores y ventas, y aumentar así nuestra rentabilidad. Otra razón es innovar, cambiar y despuntar en el mundo del marketing, aumentar nuestra credibilidad, no cambiar mensajes y usar los mismos porque nos van a funcionar y también las pruebas a/b son importantes para saber qué necesidades tiene nuestro buyer persona.

Elementos en una prueba a/b

Hay que analizar diversos elementos según el prototipo que evaluar. Si estamos hablando de una campaña de email marketing, por ejemplo, debemos tener en cuenta dos mensajes distintos, dos palabras, colores y tamaño de cada mensaje, fotografías, extensión de los títulos y textos, el modo de presentación del precio de tus productos y ofertas promocionales.

Buenas prácticas en test A/B

Para no trabajar en vano, os recomendamos algunas buenas prácticas para realizar en este tipo de pruebas a/b de marketing.

Cambiar uno o pocos elementos. Para empezar debemos cambiar uno o pocos elementos de nuestra acción porque si cambiamos muchos a la vez no sabremos qué está funcionando realmente y qué gusta más a los clientes finales.

Mide los resultados. Esto es algo esencial, hay que medir y comprobar para ver cuál opción es la mejor y la que deberemos ir perfeccionando.

Paciencia y más. En marketing no hay cosas definidas y necesitamos paciencia para conocer las variables que damos a conocer. Esta prueba nos dirá mucho de las acciones a lanzar, pero esto no siempre es inmediato. En inbound marketing y email marketing, especialmente, se tarda tiempo en ver resultados.

Un ejemplo de prueba en email marketing

Hay variedad de ejemplo pero el más usado para explicar las pruebas es el que podemos usar de una empresa con una base de datos de 2.000 clientes que decide crear una campaña de correo electrónico con un código de descuento.

Crea dos versiones del mismo correo electrónico pero con mensajes algo diferentes si bien el objetivo final es la venta con descuentos. A 1.000 personas se les envió un correo electrónico con el mensaje, «¡La oferta finaliza este sábado! Use el código A1» y a las 1.000, se les envía: «¡La oferta termina pronto! Use el código B1».

El resto de elementos, como diseño, fotografías y demás es el mismo para ambos ejemplos. Como resultados vieron que el correo electrónico con el código A1, alcanzó un 5% de tasa de respuesta (50 de las 1.000 personas a las que se le envió el correo electrónico), y la segunda opción, con el código B1, tuvo una tasa de respuesta del 3% (30 de las 1.000 personas a las que se le envió el correo electrónico).

Esto sirvió para que la empresa escogiera la primera opción porque resultó de mayor interés entre sus clientes, más eficaz y es la que ya sabe que debe usar cuando quiera hacer otra campaña de ventas.