Qué es el registro SPF o Sender Policy Framework y para qué sirve

7 de mayo de 2020 · 4 min. lectura
Comparte

Si en tu empresa conocéis la importancia de invertir en marketing digital, pero queréis estar seguros de hacerlo bien, te interesa saber qué es SPF y por qué es tan importante en este ámbito. Para realizar campañas de email marketing sin correr riesgos innecesarios que vulneren la seguridad, presta atención a las recomendaciones que te ofrecemos a continuación.

SPF: ¿qué es?

Las siglas SPF se corresponden con el término inglés Sender Policy Framework. El registro SPF es un sistema de seguridad que verifica la identidad del remitente en el envío de correos electrónicos. Normalmente este protocolo de cifrado está creado por los proveedores de hosting para proteger a los usuarios del phishing.

Pero, ¿qué es el phishing? Si no lo sabes, te lo explicamos brevemente. El phishing y su definición están muy relacionadas con la suplantación de identidad en el ámbito digital. En el caso del envío de emails, se trata de usuarios que se hacen pasar por una persona, empresa o entidad pública, utilizando su nombre e incluso su imagen. De hecho, para referirse a la suplantación y falsificación de emails, específicamente, existe un término más concreto: el spoofing. No obstante, de manera habitual se suele llamar phishing a todo tipo de suplantación online que tiene por intención el obtener los datos de los usuarios con fines perversos.

Cómo evitar el phishing con ayuda del registro SPF

El phishing es uno de los mayores fraudes en Internet. ¿Quién no ha recibido alguna vez un email que parecía enviado por su banco o por una marca con buena reputación, pero con detalles en su contenido que no cuadraban, para acabar descubriendo que el remitente no era quien parecía?

Para luchar contra la suplantación de identidad es necesario que te asegures de que tu dominio contiene registro SPF. Para esta comprobación, lo más práctico es que contactes con tu proveedor de hosting y le pidas que te proporcione esta información.

En el caso de que estés enviando correos electrónicos sin SPF, es indispensable que añadas dicho registro al alojamiento de tu dominio. Así, cuando se envíen correos desde las direcciones que hayas indicado como autorizadas por tu dominio, estarás declarando desde qué direcciones IP se envían esos emails y demostrando su fiabilidad a los destinatarios.

Cinco razones por las que no debes obviar el registro SPF

Si realizas campañas de email marketing, no olvides verificar la existencia del SPF en tus envíos. Estos los principales motivos para hacerlo.

  • La confianza de tus suscriptores. Un problema de fiabilidad podría significar la pérdida de tus seguidores y un aluvión de bajas de tu boletín de novedades. No pierdas la confianza ganada con trabajo bien hecho por una cuestión de seguridad informática.
  • Reputación de tu negocio. Seguro que no te cuesta imaginar qué pasaría si un ciberdelincuente utilizara tu dominio para ejecutar un fraude. Aunque tú no fueras el responsable, te costaría mucho evitar las consecuencias negativas para tu imagen de marca.
  • Un delito en tu nombre. Gracias al SPF puedes evitar que se cometan fraudes en tu nombre, teniendo en cuenta todas las implicaciones y problemas legales que esto te causaría.
  • Bloqueo de correos. Si quieres llegar a la bandeja de entrada de tus suscriptores, que el sistema de seguridad de los destinatarios no bloquee tus emails ni acaben clasificados como spam, el primer paso es asegurarse de tener el registro SPF.
  • – Proteger a los usuarios. Con ayuda de sistemas de seguridad como el SPF, como administrador de una página web puedes contribuir a que Internet sea más seguro para los usuarios.

¿Cómo crear un registro SPF?

Crear un registro SPF es gratuito y bastante sencillo. En primer lugar, necesitas los datos de acceso a tu panel de administración o área de cliente de tu proveedor de dominio. Con estos datos accederás a tu cuenta. Una vez allí, busca en el menú el apartado de gestión de DNS y señala que quieres añadir un registro TXT con la siguiente información:

  • Nombre/Host/Alias.
  • TTL (Time to Live): puedes dejar el valor predeterminado.
  • Valor/Respuesta/Destino.

Una vez realizado este último paso, guárdalo y espera aproximadamente 48 horas hasta que los cambios sean efectivos. Tal vez al proceder a realizar esta operación compruebes que tu dominio ya dispone de un registro SPF: en ese caso, desde allí podrías editarlo si lo deseas. Ten en cuenta que un dominio puede contener únicamente un registro.

De todos modos, si dudas o no sabes cómo realizar alguno de los pasos, lo mejor es que seas precavido. Piensa que en caso de error tus correos podrían sufrir problemas en los envíos. Sin embargo, que estas pequeñas dificultades no te desanimen: lo más importante es que realices envíos seguros para proteger tu dominio y a tus suscriptores.

Si tienes dudas, lo mejor es que consultes a expertos y te dejes guiar por ellos. Pon tus envíos en manos de Easymailing, una de las mejores herramientas de email marketing que hará crecer tu negocio.

¡Infórmate sobre nuestras tarifas mailing! Nuestro equipo sabrá cómo asesorarte para que tus envíos sean exitosos.

Comparte