Metodología Agile marketing: ¿qué es y cómo funciona?

17 de agosto de 2020 · 8 min. lectura
Comparte

El agile marketing es, como su propio nombre indica, una metodología ágil que aporta claves para acelerar los procesos de una agencia digital de marketing. No es ningún secreto que todas las empresas y negocios buscan aumentar sus resultados, minimizar los recursos que utilizan y ahorrar tiempo, así que, ¿no te interesa saber más sobre este concepto?

¿Qué es el agile marketing?

La metodología agile es una disciplina que se preocupa de que las estrategias marcadas en el seno de una empresa puedan responder de una forma rápida ante cualquier situación que pueda darse. Por ejemplo: en el marketing tradicional se reflexiona, se elaboran estudios, se planifican acciones y se realizan análisis. En cambio, en el agile marketing se rompe con todos estos esquemas clásicos, centrándose el trabajo en elaborar procesos que irán evolucionando de manera constante y sin detenerse.

Gracias a la tecnología, las empresas pueden innovar para satisfacer las necesidades de sus clientes de una forma más eficaz. Pero para aprovechar al máximo las oportunidades que pone a tu disposición el mundo digital, y hacerlo rápidamente, es necesario contar con un extra de flexibilidad. Se trata de trabajar con agilidad.

¿En qué consiste?

Las metodologías ágiles están íntimamente relacionadas con el análisis y uso de los datos, lo que te permite obtener soluciones para ciertos problemas en tiempo real. En el entorno digital se obtiene información al instante, y por eso puedes implementar con rapidez pruebas cuyos resultados tendrás la posibilidad de evaluar para repetir estrategias o modificarlas sin que eso te haga perder más tiempo del necesario.

Aunque, sin duda, el objetivo de trabajar con una metodología agile en marketing es tener la capacidad de gestionar de forma automatizada y al mismo tiempo diferentes campañas. Los pasos de los que consta esta estrategia son muy sencillos.

  1. Se define el objetivo, así como el público y el proyecto.
  2. Se crea un equipo multidisciplinar de trabajo con el mayor talento posible.
  3. Se crea la denominada sala de guerra o war room digital, donde se trabajará. Es importante que el ambiente en ella sea relajado y que fomente el trabajo colaborativo y la creatividad.
  4. Se definen las normas de la sala de guerra y se plantean los objetivos. Lo más importante es que el cliente sea el centro de todo el proceso.
  5. Se analizan los datos, para poder localizar tanto oportunidades como anomalías que haya que corregir.
  6. Se diseñan pruebas para determinar si las ideas acordadas son adecuadas, y se establecen una serie de criterios para priorizarlas. Normalmente estos criterios se basan en dos aspectos: la facilidad para implementarlas y el impacto potencial en el negocio.
  7. Se ejecutan las pruebas.
  8. Finalmente, las ideas que funcionan se repiten.

La importancia de la war room digital en el agile marketing

En cualquier proyecto, lo más importante son las personas. Por eso reunir a un grupo pequeño pero con mucho talento podrá ayudarte a agilizar los procesos, sobre todo si se trata de un grupo multidisciplinar. Para ello es necesario que esas personas queden liberadas de su trabajo diario, algo a lo que puede ayudar el scrum marketing. Este marca diferentes etapas y fechas de entrega para cada proyecto o cliente, buscando la maximización del rendimiento en el horario de trabajo y permitiendo dejar espacios libres para dedicarse a otras tareas. De ese modo, todos lo miembros del equipo podrán reunirse al mismo tiempo en la war room advertising.

La composición del equipo que trabajará en la war room dependerá de las tareas que se tengan que llevar a cabo y del objetivo marcado. Sin embargo, e independientemente de los miembros del equipo, la sala de guerra ha de tener unas claras líneas de comunicación con los otros grupos de la organización, así como la posibilidad de acceder a otros proyectos.

Beneficios del agile marketing scrum

La verdad es que el agile marketing no se puede comprender sin el scrum y su filosofía de entregas regulares y parciales del trabajo en base al valor que cada cliente posee para la empresa. Entre las ventajas de aplicar el scrum destacamos las siguientes.

¿Quieres enviar correos masivos gratis y aumentar tus conversiones?
Empieza a enviar tus campañas con un diseño profesional, sin coste.
Envía hasta 2.000 correos electrónicos al mes gratis.

Contar con un equipo más feliz y más productivo

Gracias al scrum puedes desarrollar con suma rapidez aquellos elementos que la gente quiere o necesita utilizar. Esto es algo que aporta energía y motiva a los responsables de marketing digital. La metodología scrum es una de las más valiosas para los proyectos complejos en el seno de una empresa, y resulta efectiva en todo tipo de situaciones. Veamos algunos ejemplos.

  • Cuando un proyecto tradicional precisa de soluciones de gestión.
  • Cuando existe un alto grado de rotación en los integrantes de los equipos.
  • Si se disparan los costes del plan o las entregas se alargan.
  • En el instante en que los requisitos no están claramente definidos y son muy cambiantes.
  • Sobre todo, cuando es imprescindible obtener resultados de forma inmediata.

Minimizar el coste de los productos y de los servicios

Otra de las ventajas del scrum es que mejora el ROI al reducir los costes. ¿Cómo lo hace? Cambiando la velocidad a la que se realizan las tareas al planificar su momento de ejecución más adecuado, dejando a un lado las esperas y puntos muertos y evitando trabajos que no son imprescindibles o que, peor aún, son redundantes. Dicho de otro modo, los equipos trabajarán más rápido, irán sobre seguro y se desenvolverán de forma más sencilla a un menor coste.

Conseguir la mayor satisfacción de los clientes

Al aprender a trabajar de forma repetitiva, los organizadores están más preparados para entregar a sus clientes los servicios y productos que estos necesitan. Además, todo se realiza de forma más eficaz y rápida. La mayor ventaja del modelo scrum es que puedes aportar y recibir un feedback al cliente al finalizar cada sprint; es decir, tras cada entrega parcial. Esto significa que los resultados estarán mejor alineados con las necesidades reales. Además, conseguirás estrechar lazos tanto con los clientes como con el resto de actores que están involucrados en el proceso.

En definitiva, el agile marketing permite importantes y continuadas mejoras en la calidad del trabajo, posibilitando obtener resultados con un mayor impacto positivo y, sobre todo, replicables. ¿Quieres saber más? No dudes en contactar con nosotros. ¡Estamos deseando ayudarte!

Comparte